LA BRASA SOLITARIA

   

 

brasas.jpgJose iba siempre a los oficios dominicalesde su congresación, pero empezo a parecerle que el pastore decia siempre las mismas cosas y dejo de frecuentar la iglesia.

Dos mese despues, en una fria noche de invierno, el pastor fue a visitarlo.

 

"Debe de haber venido para intentar convencerme a fin de que vuelva", penso Jose para sus adentros.

Necesitaba encontrar una disculpa, y mientras pensaba colocó dos sillas delante de la chimenea y empezó a hablar del tiempo.El pastor no dijo nada.

 

Jose, despues de intentar en vano dar conversacion por un rato, tambien se calló

Los dos se quedaron en silencio, contemplando el fuego durante casi media hora.

 

Entonces fue cuando el pastor se levanto, y con ayuda de una ramita que aun no habia ardido, aparto del fuego una brasa. Como no tenia suficiente calor para seguir ardiendo, la brasa empezó a apagarse. Jose se apresuro a devolverla al centro dela chimenea.

 

-Buenas noches -dijo el pastor, al tiempo que se levantaba para salir.

-Buenas noches y muchas gracias -respondio Jose.

 

La brasa, lejos del fuego, por brillante que sea, acabará extinguiéndose rápidamente. El hombre, lejos de sus semejantes, por más inteligente que sea, no conseguira conservar su calor y su llama. Volvera a la iglesia el próximo domingo.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase: